Rama vs. productores rurales (1)

Cartas de los lectores de Búsqueda
Jueves 15 de agosto de 1996

 Señor Director:

El exabrupto lanzado la semana pasada por el presidente de CODICEN, Prof. Germán Rama, en contra de los ganaderos, levantó polvareda en los medios agropecuarios, algunos de cuyos voceros respondieron en forma no menos destemplada.

Rama parece ignorar que el Impuesto de Primaria del sector agropecuario, que fuera derogado por la última Reforma Impositiva realizada por el gobierno, quedó incluido dentro del Imeba, y que por lo tanto no debe golpear la ventanilla de los ganaderos, sino la del Ministerio de Economía, ambos -Ministerio y él- dependientes del Poder Ejecutivo.

Pero estos aspectos -los errores, los exabruptos de ambas partes- han sido muy debatidos, y no vale la pena abundar sobre los mismos. Creo que sí vale la pena aprovechar el clima, para hacer llegar al “gran público” algunas cifras relativas al tan manido poder económico de los ganaderos.

El cuadro adjunto, en base a los datos del último Censo Agropecuario, y los ingresos netos promedios de los tres últimos ejercicios, estimados en base a información de Fucrea, muestran el nivel de ingreso anual de los predios “sin otra actividad comercial que la carne y la lana”, que ocupan 74% de la superficie censada (DIEA, MGAP, 1990).

Ingresos netos anuales Dólares
Productor ganadero familiar

(59% del total, 156 hás promedio)

2.340
Productor ganadero transicional

(20% del total, 533 hás promedio)

7.995
Empresa ganadera media

(19% del total, 1.351 hás promedio)

20.265
Empresa ganadera grande

(1% del total, 4.872 hás promedio)

 

73.080
Total ganaderos

(520 hás promedio)

7.800
Presidente de ANEP

(Equivalente a 3.007 hás)

45.107
 Fuente: Censo General Agropecuario 1990,

Fucrea y Revista tres (26’7/4/96)

El estrato más numeroso, de “productores familiares”, que explican el 59% del total de los ganaderos, tienen un ingreso promedio de algo menos de 200 dólares mensuales. Un segundo estrato de mayor nivel económico, los “transicionales”, que explican 20% del total, tienen un ingreso que representa algo más de 600 dólares por mes.

Las empresas ganaderas medias, que explotan en promedio 1.350 hás, reciben un ingreso cercano a los 1.700 dólares mensuales, mientras que 290 grandes empresas ganaderas, que sólo son 1% del total, explotando cerca de 5.000 hectáreas, tienen un ingreso mensual promedio de unos 6.000 dólares. El ingreso promedio de los 22.500 ganaderos se ubica en los 650 dólares mensuales.

Y que no se piense que estos bajos niveles de ingresos se deben a la utilización de deficientes técnicas productivas, porque estos cálculos están hechos en base al ingreso por hectárea logrado por productores de los grupos CREA, bastante más “modernos” y tecnificados que el promedio.

La visión sesentista que Rama tiene de la ganadería, muy extendida en nuestra sociedad, no se compadece en nada de la realidad. Los ingresos urbanos, si se los relaciona con los de los predios ganaderos, nos muestran relaciones curiosas. Usando un terminología perimida, podríamos decir que los “latifundistas” actuales hay que buscarlos en el sector financiero, en las gerencias, incluso en la administración pública. El cuadro trae un ejemplo en ese sentido.

Agradeciendo al Sr. Director el espacio brindado, lo saluda atte.

Rodolfo M. Irigoyen

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.