Sobre zorros y corderos

Rodolfo M. Irigoyen
Mayo 2008

Programa “Planetario” de Radio El Espectador

Estimado Alejandro:

Soy oyente habitual de tu programa. Me pareció muy bueno el del viernes pasado, donde trataste el tema de los felinos predadores de ovejas, muertos en Salto. Serio, sin sensacionalismo, buscando información objetiva, haciendo participar a un experto en fauna autóctona, me hizo disfrutar de un rato enriquecedor.

Quiero referirme a la participación del técnico invitado – lamentablemente no retuve su nombre- en la que se refirió al tema de la autorización para caza de zorros en cierto período del año. Soy agrónomo y tengo una preocupación permanente sobre los temas ambientales y de preservación de la vida silvestre. Pero también soy productor rural, y exploto un predio dedicado principalmente a la cría de ovejas.

Las afirmaciones que se hicieron en el programa sobre el tema del daño que los zorros provocarían en las majadas, principalmente durante el período en que nacen los corderos, son muy coincidentes con las que le he oído a otro técnico reconocido, el Dr. Jorge Cravino, que ponen en duda la real magnitud de dicho daño. En tu programa se mencionaba que en autopsias a zorros rara vez se encontraban restos de lana.

Es notorio el incremento del número de zorros, lo mismo que de otras muchas especies, benéficas o definidas como plagas. Creo que se debe al fenómeno de la forestación que ha aumentado enormemente el hábitat para que estas especies se multipliquen, y al crecimiento de la agricultura, que mejora la alimentación y por consiguiente la reproducción de toda la cadena trófica.

En el caso de los zorros, tuve una experiencia en la que un casal de zorros mordió  –no comíó- en una noche a 18 corderos –en una población de unos 200- los que murieron posteriormente como consecuencia de las mordeduras e infecciones.

También se habló en tu programa de la defensa de los corderos por sus madres. Tuve oportunidad de ver un documental europeo, filmado de noche con infrarrojos, donde un zorro andaba entre la majada, finalmente se llevaba de arrastro un cordero, ante la total pasividad de las madres.

En definitiva creo que se trata de un predador de importancia en materia de ovinos, lo mismo que el carancho –especialista en comer los ojos y la vulva de ovejas caídas, y corderos recién nacidos- que también tiene “buena prensa” por parte de algunos ecologistas. En el libro “El país de los pájaros pintados” de Gabriel Rocha todo lo que se dice de él es que “tiene mala fama entre la gente de campo” insinuando que se trata de prejuicios originados en la  ignorancia.

Creo y defiendo la Ecología, pero la asociada a procesos productivos, no la puramente testimonial que pasa por alto los temas económicos, ineludibles para poder encarar seriamente cualquier tema, empezando por los ecológicos.

Te agradezco el tiempo que le dediques a estas ideas, y arriba con el programa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.